La ira puede ser buena si estás luchando por un objetivo, sugiere una nueva investigación

La ira puede ser beneficiosa si se lucha por un objetivo, sugiere una nueva investigación

Persona molesta al aire libreThais Ramos Varela

¿Qué se necesita realmente para alcanzar una meta? ¿Es gratitud, emoción o algo más? Según una nueva investigación publicada en la Revista de Psicología de la Personalidad y la Psicología Social, cuando se trata de alcanzar una meta, tal vez simplemente quieras enfadarte al respecto. Aquí tienes lo que debes saber.

Estudiando los efectos de la ira en las metas

Para este estudio, los investigadores querían comprender mejor el papel de la ira en el logro de metas. Para hacerlo, llevaron a cabo una serie de experimentos con más de 1,000 participantes, así como analizaron datos separados de más de 1,400 personas adicionales.

Los experimentos implicaron hacer que los participantes sintieran diferentes emociones, desde diversión hasta tristeza, ira o neutralidad, mostrándoles diferentes imágenes. Luego, se presentaba a los participantes diferentes desafíos, como crucigramas, videojuegos, etc.

En cuanto a los datos analizados, los investigadores examinaron encuestas de elecciones presidenciales recientes de Estados Unidos sobre el voto y la ira que los participantes sentían en torno a las elecciones.

En ambos casos, la ira demostró marcar una diferencia en los comportamientos de las personas y en qué tan bien alcanzaron sus metas. Específicamente, la ira mejoró la capacidad de las personas para alcanzar sus metas en los experimentos de juego, e incluso algunas veces se vinculó con tiempos de respuesta más cortos. Estos efectos beneficiosos de la ira fueron más significativos cuando las metas eran más desafiantes.

Y en la encuesta electoral, los participantes que dijeron que se enojarían si su candidato no ganaba tenían más probabilidades de votar. “Estos hallazgos demuestran que la ira aumenta el esfuerzo para alcanzar una meta deseada, lo que frecuentemente resulta en un mayor éxito”, explica la autora principal Heather Lench, Ph.D. en un comunicado de prensa.

Qué hacer al respecto

La ira suele considerarse una emoción negativa que debemos controlar o reprimir, pero los hallazgos de este estudio sugieren que en realidad puede ser una fuerza motivadora cuando intentamos alcanzar una meta.

Como señala Lench, está bien esforzarse por ser feliz, pero una mezcla de emociones, incluidas las emociones negativas como la ira, produce los mejores resultados y pueden ser útiles.

“Las personas suelen preferir utilizar emociones positivas como herramientas más que emociones negativas, y tienden a ver las emociones negativas como indeseables y perjudiciales”, dice, y agrega: “Nuestra investigación se suma a las crecientes evidencias de que una mezcla de emociones positivas y negativas promueve el bienestar, y que utilizar emociones negativas como herramientas puede ser particularmente efectivo en algunas situaciones”.

La clave, por supuesto, es usar tu ira como combustible para la acción inspirada, en lugar de dejar que se acumule en tu interior. Nuestra ira puede señalarnos lo que valoramos, dónde están nuestros límites y las cosas en las que creemos, y por lo tanto, cuando nos sentimos enojados, podemos usar esa ira para marcar la diferencia.

La conclusión

Si alguna vez has sentido que estabas demasiado enojado y no sabías qué hacer con esa emoción, tal vez sea el momento de abrazarla. La ira saludable puede ser aprovechada como motivación y acción inspirada, y no tiene por qué ser tóxica cuando te guía hacia lo que valoras y en lo que crees.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *